Lo absoluto

Se puede apreciar la decadencia y despreciar a los decadentes porque aquella sobrevive a estos, se gana un sitio en las aulas y, con suerte, un no poco frecuentado lugar en la curiosidad estética. Pero la política no sobrevive a los políticos (y prueba de ello es que estemos pidiendo a gritos una nueva), no […]