Necesidad y deseo

Contaba en cierta ocasión que si bien me gusta el espectáculo taurino (digamos que “me gustaba” aunque aún no pueda evitar cierta deriva del rabillo del ojo ante ocasionales imágenes de alguna buena faena) estoy decididamente a favor de su abolición. Dicho en otros términos: he de educar mis deseos en virtud de una necesidad […]