1 Publica los lunes. Está demostrado que el nivel de curiosidad del internauta, y así su disposición, es entre un 22, un 19 y un 17 por cierto inferior a la media los días lunes, martes y miércoles. Este dato es antiguo, así que cabe inferir, conociendo la afición de los productores de contenido a obedecer tendencias, que los porcentajes hayan aumentado significativamente. Tanto que casi estoy por asegurar que los lunes, en Internet, no pasa nada y que el único motivo por el que no se cierra es que los periódicos se ven obligados a dar la información deportiva. Los lunes, por tanto, los internautas no tendrán más remedio que leer tu blog si desean hablar de algo que no sea fútbol y, a lo mejor, comerse una rosca.

2 Escribe tus comunicaciones con la extensión que necesites. Se sabe que las entradas cortas tienen mejores resultados, y que los blogs de menos de 250 caracteres gozan del 37 por ciento más de éxito que los de mayor extensión; pero recuerda que estás publicando los lunes y que tu texto es por tanto casi lo único medianamente original que puede leerse en la Red. Así que no seas rácano y estírate lo que haga falta.

3 Utiliza un lenguaje elaborado y rico. Aunque los sitios especializados en valorar la funcionalidad de tu página (WooRank, GTmetrix, Grader, etc…) no sólo lo desaconsejan, sino que abiertamente penalizan el lenguaje universitario, y aunque es sabido que a mayor facilidad de lectura, mayor respuesta, tú no pierdas el norte: tú estás escribiendo los lunes (insisto) para cuatro marginados que han tenido la absurda idea de encontrar algo interesante en alguna parte, así que no les des carne magra ni los trates como a ganado.

4 No menciones a Penélope Cruz. Aunque está comprobado que el día del atentado de las Torres Gemelas lo que más buscaron los internautas en Google fue “Penélope Cruz”, y que el día del accidente nuclear de Fukushima lo que más buscaron fue “Penélope Cruz”, tú cita sólo lo que venga a cuento. Si es Rubalcaba es Rubalcaba y si es Faulkner es Faulkner, pero no cites a Penélope Cruz sólo para que Google te ponga en la cola de dos millones de resultados. Si en vez de eso dices cosas como “hesitar”, “ovante” o “quodlibeto”, saldrás el primero en las búsquedas correspondientes y te garantizarás una audiencia, cuando menos, intelectualmente inquieta.

5 No animes a tus lectores a que te respondan utilizando términos que muevan a la acción o planteándoles preguntas directas. Se han tomado la molestia de entrar en tu página un lunes, lo que significa que o son seres taciturnos, solitarios y antisociales, o que tienen una resaca considerable, o que están a punto de ser despedidos de sus empresas: así que no les toques las narices con estrategias de a centavito. Sé discreto y constante y verás como acabas provocando la envidia de tus colegas más “à la page”. Si realmente quieres contribuir al esclarecimiento estadístico de alguna duda socialmente relevante siempre puedes dar tu opinión como Montaigne. En cualquier caso, nunca, nunca hagas consultas de este tipo:

¿Cual de estos porcentajes se aproximaría más al resultado final si esta pregunta fuese respondida aleatoriamente: 10%, 30%, 55%, 30% o 70%? 

6 Titula correctamente. Este blog podría haberse llamado Los lunes al blog, un título más populista que Ovante sin Penélope, sin duda, pero que hubiese sugerido un contenido narrativo del que carece. Esta es una comunicación de carácter técnico y ha sido titulada en consecuencia. Si de verdad quieres atraer lectores a tu blog, empieza por uno, sigue por otro y no les agríes la semana intentando engatusarles con tu enfermizo afán de notoriedad a los que sólo quieren ver fotos de Penélope Cruz.

Por último: Si no sigues estas instrucciones al pie de la letra corres el riesgo de obtener millones de visitas, lo que significa que ya puedes ir despidiéndote de tu independencia, tu dignidad, tu inspiración y tu estilo, y además, por supuesto, de tu ancho de banda. ¿Cómo puedo ahorrar ancho de banda? preguntan lloriqueando un montón de blogeros por las esquinas de todo tipo de foros. Pues escribiendo los lunes, no escatimando espacio, siendo interesante y pertinente, mimando el lenguaje y no citando a Penélope Cruz sin tregua. A mejor escritura, menos atasco.

COMPARTIR:
      

Una opinión sobre “Ovante sin Penélope”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *