Mi reino por un elefante

Nos gusta más una discusión que a un tonto dos palotes, y si puede ser sacando las cosas de quicio, mejor. Pero lo cierto es que la mayoría de las veces son discusiones innecesarias las que nos tienen a los españoles distraídos y de un mal humor que, aunque aleja la depresión, provoca desconfianza en… [+]

Servidor no se salvará

Es preciso preguntarse seriamente qué es lo que le ocurre a la Iglesia con el sexo, ¿de dónde viene esa obsesión por algo que, en principio, es total y absolutamente ajeno a lo trascendente o intrascendente de nuestra conciencia del mundo? De hecho es tal su relación con él que ya no hay forma de… [+]